Bosques de México

Saturday, February 19, 2005

El año de Hidalgo ya empezó para el sector forestal

El año de Hidalgo ya empezó para el sector forestal
Por: Virginia Montes
Investigadora independiente

El sector forestal parece haber caído bajo el control de una pandilla ligada a organizaciones de ultra-derecha, como El Yunque. Personajes prominentes, como Carlos González Vicente, que coordina todos los programas de inversión al sector forestal, el Director General Jurídico de la Comisión Nacional Forestal, Audomaro Alba, el Coordinador de Asesores del Director General, Ricardo Moran, o el mismo Director general adjunto de dicha Comisión, están tomando bajo su control todos los hilos de la principal dependencia forestal del país, para utilizar los recursos para sus fines personales, los de sus socios y los de las organizaciones secretas a las que les deben su lealtad y servicio, como El Yunque o el Opus Dei.

México fue líder mundial en promover la participación social en el manejo de los bosques, a través de lo que se llamó el “programa de Desarrollo Forestal”. Con la ley forestal de 2004, dicho programa se convirtió en uno de los lineamientos principales de la política forestal. Se distingue de otros programas forestales en que la asignación de los recursos no la debe hacer un funcionario, sino que los propios dueños de bosques, hacen sus propuestas, y un comité plural en cada estado decide finalmente la asignación del gasto público. Otro Comité plural llamado Consejo Consultivo Nacional Forestal (CONAF) se hacía cargo de la supervisión general de los programas forestales. De esta manera, el PRODEFOR, se convirtió en uno de los instrumentos principales que pusieron a México “al día y a la vanguardia” en la gestión forestal a nivel internacional.

Pero ahora la pandilla de El Yunque está decidida a acabar con los mejor que tenía México en materia forestal. Estos personajes oscuros, han estado preparando una modificación a las reglas de operación del PRODEFOR y –de acuerdo con sus planes- serán publicadas en el Diario Oficial en el próximo mes. Estas nuevas reglas tienen cambios sustanciales que apuntan claramente hacia el desmantelamiento de los esquemas de participación social en la actividad forestal, con lo que los bosques dejarán de estar bajo resguardo de los dueños de los bosques y quedarán a merced de los traficantes de madera y rapamontes.

En borradores de dichas reglas que se han filtrado, pues la pandilla de Carlos González Vicente no los ha hecho públicos, destaca la eliminación de la tipología de 4 niveles de productores, que permitía dar una atención diferenciada a los distintos productores, quedando únicamente 2. Productores que no han tenido actividad forestal en los últimos 10 años y productores con programas de manejo vigentes. El argumento que se dirime es que la tipología de cuatro niveles estaba generando efectos perversos porque "los productores menos desarrollados no tenían incentivos de avanzar por tener un mayor nivel de subsidio en los apoyos que otorgaba el programa". Como si estos no quisieran desarrollarse por los cacahuates que les da el gobierno federal.

Se eliminan todos los conceptos de capacitación y asistencia técnica. En el PRODEFOR ya se había logrado financiar asistencia técnica especializada para dar un acompañamiento de procesos de desarrollo incipientes en comunidades y ejidos que están arrancando su actividad forestal. Esto ya no es una prioridad para la CONAFOR. Solo se financiarán proyectos de ejecución de programas de manejo forestal maderable y no maderable, equipamiento para extracción, equipamiento para transformación, proyectos productivos, certificación (siempre que sean "personas físicas y morales de reconocida experiencia y solvencia técnica") y estudios para integrar cadenas productivas. Para los productores incipientes solo se financiarán estudios para programas de manejo forestal maderable y no maderable y Manifestaciones de Impacto Ambiental. Para estos productores, el único apoyo productivo consistirá en pequeñas donaciones para "proyectos productivos alternos y ejecución de proyectos de ecoturismo" y nada en el rubro de inversión y ejecución de programas de manejo forestal, con lo que se deja a este importante sector a expensas de los agiotistas de la mafia del tráfico de madera.

Según lo que está preparando la padilla de Guadalajara, los apoyos se sesgarán fuertemente a productores con superficies mayores a 10,000 ha, cuando más del 70% de los propietarios forestales de México tienen terrenos de menos de 1,000, Has. La pandilla de Carlos González Vicente quiere asegurarse de que los apoyos gubernamentales no lleguen a las zonas en donde avanza la deforestación. Según sus reglas, los apoyos del PRODEFOR se restringirán a regiones con productividades altas (4m3/ha/año, cuando el promedio nacional es menor a 2m3/ha/año). La propuesta de este grupo que controla a la Comisión Nacional Forestal, es cancelar los apoyos a la formación de organizaciones de productores, pues según la propuesta que no han consultado como lo ordena la ley, sólo se apoyará a productores que estén formalmente integrados en Unidades de Manejo Forestal legalmente constituidas, con lo que se está discriminando a las comunidades mas pobres, que tiene bosques de producción baja, que no están organizados y que no están integrados a economías de escala.

En lugar de promover la capacitación y organización de productores para el manejo forestal sustentable, se pretende dejar a las zonas más frágiles a merced del crimen forestal organizado. Las nuevas reglas que propone la pandilla de El Yunque que encabeza Carlos González Vicente, se han mantenido en secreto, pues pretenden acelerar su publicación sin hacer ya consultas al Consejo Consultivo Nacional Forestal, ni con otros sectores, como marcan la ley de Metrología y Normalización y la Propia Ley General Forestal, y más bien enfrentarlos a hechos consumados.

Ya no es como antes. En el “gobierno del cambio”, las campañas por la presidencia se hacen un año antes, y a un costo mucho mayor. También el tristemente instituido “Año de Hidalgo” parece estarse adelantando. Para Carlos González Vicente y su pandilla parece que el año de la depredación de los recursos públicos ya empezó. La prioridad que ofreció dar Vicente Fox a los bosques quedará en un simple slogan de campaña. Total ¿a quien le importa?.

Y a todo esto ¿qué opina o que hace el Director de la CONAFOR, Manuel Reed?, ¿realmente pensara Alberto Cárdenas que la rapacidad de la pandilla que secuestró la CONAFOR no le afecta en su campaña política?

0 Comments:

Post a Comment

<< Home